Crear una cocina ecológica es muy simple. Lo que hay que hacer es preocuparse por los materiales que uno compra, y cuando sea posible, reciclar, reusar, y dar otros usos a cosas que tenemos en la casa. Aquí te damos algunos consejos.  

Limpia el aire

Usa pintura que es baja o libre de compuestos orgánicos volátiles. Los COV son gases, algunos de los cuales pueden ser tóxicos, que son emitidos a partir de productos como la pintura, disolventes, material de limpieza, y algunos materiales de construcción.

Utilizar revestimientos naturales para el suelo

Revestimientos naturales

Los revestimientos naturales para suelos como la madera, el corcho, o el linóleo no contienen las toxinas que se encuentran en muchos materiales manufacturados.

Energía eficiente para los electrodomésticos

Utiliza aparatos eléctricos cuya calificación energética sea la “A”, ya que supone un ahorro económico y un mayor respeto al medio ambiente.

Ahorrador de agua

Para ahorrar agua, utiliza un grifo ahorrador de agua con un caudal de alrededor de 2,2 galones por minuto.

Nuevo Hardware

Cambiar el viejo hardware por uno nuevo, da a la cocina una imagen nueva y fresca. En lugar de tirar el viejo hardware, guárdalo para un uso futuro en algún lugar.

Plantas en la cocina 

Las plantas actúan como filtros de aire natural mediante la absorción de dióxido de carbono y liberación de oxígeno en la cocina.

Remodela tu cocina

Cuando remodeles tu cocina, cambia de lugar o pinta los armarios en lugar de comprar otros nuevos. Esto evitará que los antiguos armarios se amontonen en los vertederos.

Cambiar el aspecto de viejos muebles

 

Nunca nadie imaginó que esta mesa de comedor fue una vez chatarra. Se salvó por un creativo dueño de casa que le aplicó varias capas de pintura y sustituyó la tabla de la mesa con una hecha de madera vieja.

Fuente: BHG

Ahorro de energía en la cocina

Según algunos estudios, los electrodomésticos suponen el 20% del gasto energético de un hogar. Aquí tienes algunos consejos para equipar tu cocina con los electrodomésticos más eficientes y que menos consumen.

. 

Consejos a la hora de comprar

  • Etiqueta energética.  Los niveles de eficiencia energética de un electrodoméstico vienen marcados por una letra que va de la A a la G, identificadas cada una con un color. La A (color verde) indica un menor consumo y la G (color marrón), el máximo. Algunos fabricantes han introducido también la calificación A Plus o A+ para indicar un 10% de ahorro energético adicional respecto a la etiqueta A.

  • Frigorífico. Asegúrate de que su capacidad se ajusta a tus necesidades. Un frigorífico casi vacío consume más que uno lleno, ya que los alimentos retienen mejor el frío. Al colocarlos, deja espacio libre para que circule bien el frío.

Frigorífico

  • Placas de cocción. Las eléctricas consumen más que las de gas. Las de inducción son las más eficientes.

Placas_inducción

  • Lavadoras. Elígela con una capacidad que se ajuste a lo que necesitas. Elige una con programas de lavados cortos y sensores para medir la suciedad o turbiedad del agua. Las de carga frontal gastan más que las de carga superior.

    Los nuevos modelos cuentan con tecnologías que controlan el gasto del agua, como los sistemas de perforación del tambor, el sistema de ducha para mojar las prendas e, incluso, han aparecido las lavadoras de vapor, capaces de ahorrar hasta 21 litros de agua por lavado y gastar un 27% menos que una convencional. La mayoría de lavadoras ya incluyen programas inteligentes que detectan la carga y adaptan a ella la cantidad de agua y detergente.

  • Lavavajillas. Elige uno con tecnología bitérmica, con dos tomas de agua, una para la fría y otra para la caliente. Muchos fabricantes incorporan programas de ahorro de energía y agua, entre los que destacan los sensores de reconocimiento de la carga y el control electrónico para regular la cantidad de agua en función de la suciedad.

  • Secadoras. Es el electrodoméstico que por su tecnología es difícil que reduzca el consumo. Sin embargo, algunos modelos ya incorporan un nuevo sistema de bomba de calor que ahorra hasta un 40% de energía.

 

Ahorrar con un buen uso del aparato

  • Frigorífico- Regula el termostato a temperaturas intermedias: cada grado de menos, hace aumentar el consumo un 5%. Mantén limpia y ventilada la parte trasera del frigorífico y del congelador, ya que en malas condiciones, pueden consumir hasta un 15% más. Asegúrate de que las gomas de las puertas estén en buenas condiciones.

  • Lavavajillas. Ponlo en marcha cuando esté lleno y usa programas económicos o a baja temperatura.

Dishwasher

  • Lavadora. Lava con programas de baja temperatura y económicos, y úsala a carga completa. Limpia regularmente el filtro.

  • Secadora. Centrifuga bien la ropa para que la secadora gaste menos.

  • Placas de cocción. Aprovecha el calor residual de las placas de cocción eléctricas.
Fuente: Revista Cocinas y Baños